Está usted en: Prensa | Notas de prensa

Notas de prensa

Más de 5.400 hombres son diagnosticados con cáncer de próstata cada año en Andalucía, con un aumento de la supervivencia y calidad de vida de sus pacientes

11/06/2018

Se trata de una enfermedad que se desarrolla principalmente en varones de edad avanzada y constituye el tumor más frecuente entre los hombres españoles, y el segundo a nivel general en toda la población, tras el cáncer colorrectal.
 
La aplicación de nuevos tratamientos y fármacos en estadios menos avanzados de la enfermedad en los que antes no era posible está permitiendo un mayor avance y aumento de la supervivencia y calidad de vida de los hombres afectados, con una reducción en el índice de mortalidad en Europa del 6% en los últimos cinco años.
 
Andalucía cuenta con centros hospitalarios en la primera línea en el tratamiento del cáncer de próstata, tanto en cuanto a la aplicación de las terapias más avanzadas de hoy día como en el desarrollo de nuevos ensayos clínicos cuyos resultados pueden abrir un nuevo camino para el futuro.
 
Entre los principales factores de riesgo del cáncer de próstata, además de la edad, se encuentran la historia familiar por cuestiones de tipo hereditario.
 
El cáncer de próstata supone la tercera tasa de mortalidad por cáncer en los hombres europeos y españoles. En nuestro país se diagnosticaron más de 30.000 nuevos casos de este tumor en 2017.
 
11 de junio de 2018-. Cada año se detectan más de 5.400 nuevos casos de cáncer de próstata entre los hombres andaluces, lo que le convierte en uno de los tumores más frecuentes y la primera causa de muerte por tumores en la población masculina. Para concienciar de la importancia de este tipo de cáncer, y aprovechando la celebración del Día Mundial del Cáncer de Próstata, que tiene lugar hoy, la Sociedad Andaluza de Oncología Médica (SAOM) ha querido informar de los últimos datos sobre este tumor en la comunidad y de los últimos tratamientos y avances que se están logrando en los últimos años en este campo, que están permitiendo mejorar el diagnóstico, la supervivencia y la calidad de vida de muchos pacientes.
 
El cáncer de la próstata es una enfermedad que se desarrolla principalmente en varones de edad avanzada y constituye el tumor más frecuente entre los hombres españoles, y el segundo a nivel general en toda la población, tras el cáncer colorrectal. En nuestro país se diagnosticaron más de 30.000 nuevos casos de cáncer de próstata en 2017, de los que se estima que más de 5.400 en Andalucía. Se trata del segundo tipo de tumor más prevalente en España, sólo por detrás del cáncer de mama, y uno de los que presenta mayor tasa de mortalidad. De hecho, supone la tercera tasa de muerte en los hombres europeos, y en España se sitúa como el quinto con mayor tasa de mortalidad a nivel general y el tercero entre los hombres.
 
Sin embargo, la aplicación de nuevos tratamientos y fármacos en fases más tempranas de la enfermedad en los que antes no había tratamiento está permitiendo un mayor avance y aumento de la supervivencia y calidad de vida de los hombres afectados, con una reducción notable en el índice de mortalidad en Europa del 6% en los últimos cinco años.
 
“Es un cáncer más frecuente en los hombres mayores de 60-65 años, casi dos de cada tres casos de cáncer de próstata se detectan a partir de esta edad, aunque el riesgo de desarrollarlo puede empezar a partir de los 50 años, en ocasiones de una forma un poco más agresiva debido a factores de tipo genético”, señala el doctor Álvaro Montesa, coordinador del Grupo de Tumores Genitourinarios de la SAOM y oncólogo del Hospital Regional Universitario de Málaga , quien destaca la evolución importante que ha habido en el tratamiento del cáncer de próstata en los últimos años y el alto nivel de excelencia de la oncología andaluza en este campo.
 
“En Andalucía contamos con centros hospitalarios en la primera línea en el tratamiento del cáncer de próstata, tanto en la aplicación de las terapias más avanzadas de hoy día como en el desarrollo de nuevos ensayos clínicos cuyos resultados pueden abrir un nuevo camino para el futuro”, afirma Montesa. “Andalucía es pionera en el desarrollo y puesta en marcha de la RAECO, la Red Andaluza de Ensayos Clínicos en Oncología creada por la SAOM, que ya se ha situado como referente nacional en estudios y ensayos en nuevas terapias innovadoras y que está permitiendo avanzar notablemente en la investigación y el tratamiento de diferentes tipos de cáncer, entre ellos el de próstata”, añade. Para la presidenta de la SAOM, Reyes Bernabé, “con esto estamos mejorando y aumentando las opciones de médicos y pacientes de poder beneficiarse y tratarse con la mejor terapia disponible en los hospitales andaluces”.
 
Asimismo, los expertos de la SAOM también destacan la importancia del enfoque multidisciplinar para seguir avanzando en el diagnóstico y tratamiento de este tipo de tumores, que implica la intervención y colaboración de diferentes especialistas como urólogos, oncólogos médicos, oncólogos radioterapeutas, radiólogos o patólogos, y señala que todo paciente debería ser tratado por un equipo multidisciplinar.
 
Entre los principales factores de riesgo del cáncer de próstata, además de la edad, se encuentra la historia familiar o cuestiones de tipo hereditario -aquellos hombres con un familiar de primer grado con cáncer de próstata tienen más probabilidad de desarrollarlo, aunque tan sólo un 5-10% de estos tumores tienen un componente hereditario.
 
Ante la dificultad de su prevención y diagnóstico, los médicos de la SAOM recomiendan a los posibles hombres afectados que acudan a su urólogo cuando aprecien algún síntoma de la enfermedad, en especial si tienen o han tenido familiares directos con este tipo de cáncer. Entre los síntomas se destacan, en las primeras fases del tumor, la disminución del calibre o interrupción del flujo de orina; el aumento de la frecuencia de la micción, sobre todo nocturna; la dificultad para orinar o escozor durante la micción o la sensación de micción incompleta. En las fases más avanzadas, los síntomas se pueden acompañar de aparición de sangre en la orina o signos de infección, aunque estos dos últimos son poco frecuentes. No obstante, hay que indicar que muchos de estos síntomas son también muy frecuentes en la hiperplasia benigna de próstata, patología mucho más frecuente y completamente benigna.


Compartir en: