Está usted en: Oncología más allá de la ciencia

Oncología más allá de la ciencia

"Es necesario ofrecer a todo paciente oncológico un asesoramiento nutricional en cualquiera de las fases de su enfermedad"

Dr. Alberto Aliaga, Jefe de Unidad de Endocrinología y Nutrición en Quirónsalud Sagrado Corazón

07/03/2017

Imagen

Los expertos hablan ya de que la incidencia del cáncer podría aumentar en un 50% en el año 2020, con 15 millones de nuevos casos. Este aumento de incidencia impulsa nuevas investigaciones que están otorgando especial relevancia a la valoración del estado nutricional de los pacientes oncológicos. Por ello, los especialistas defienden que es necesario ofrecer a los pacientes un diagnóstico nutricional adecuado para poder mejorar su salud tanto durante como después del tratamiento. En la actualidad, la Endocrinología y Nutrición han ganado protagonismo en el campo de la Oncología Médica debido a la evidencia cada vez mayor del impacto que la nutrición, actividad física y composición corporal tienen tanto en la prevención como en el pronóstico de aquellos pacientes que ya han sido diagnosticados y tratados de cáncer.

En nuestra asistencia al paciente oncológico el primer objetivo es mejorar el estilo de vida para combatir la actual epidemia de sobrepeso y obesidad existente en la sociedad, situación que, junto al sedentarismo, tabaco y alcohol, han mostrado ser factores de riesgo independientes en la incidencia de cáncer. En segundo lugar, debemos evaluar el estado nutricional de todo paciente oncológico, independientemente de su estadio, para prevenir y/o tratar estados de malnutrición y alteraciones metabólicas asociados a la propia enfermedad y/o a los tratamientos a los que puede verse sometido (cirugía, quimioterapia y radioterapia).  Para esto es fundamental una adecuada coordinación entre los servicios de Nutrición y Oncología tanto en el ámbito ambulatorio como hospitalario mediante el diseño de protocolos adaptados a las necesidades y recursos de cada centro.


Si entendemos que todo paciente oncológico es tributario de una evaluación inicial de su estado nutricional, podríamos afirmar que el número de pacientes derivados a un especialista en Nutrición o Endocrinología es un punto de mejora. La interconsulta con el equipo de nutrición está muy fortalecida en algunas patologías oncológicas como los tumores de cabeza y cuello, y también en los tumores gastrointestinales, sin embargo continua siendo una tarea pendiente en otras áreas, teniendo en cuenta los recursos disponibles para atender una patología cada vez más prevalente.
 
Tanto las instituciones sanitarias como los sanitarios debemos hacer un esfuerzo por mejorar la atención del paciente oncológico. Se debe dotar de tiempo y recursos suficientes a las Unidades de Nutrición para poder prestar la mejor asistencia posible en las consultas, así como fomentar la divulgación científica en los diferentes medios de comunicación para facilitar al paciente el acceso a información fiable y contrastada.
 
La medicina en las últimas décadas ha avanzado rápidamente, pero en ocasiones olvida que para alcanzar un estado óptimo de salud debemos integrar junto al componente físico, el psíquico y el social. Por tanto, cualquier terapia complementaria avalada científicamente que mejore globalmente el estado de salud del paciente oncológico debería incorporarse al circuito asistencial. Por tanto, sería interesante dirigirnos en el futuro hacia una oncología integrativa.
 
Medidas para mejorar la calidad asistencial de los pacientes
 
Desde el prisma de mi consulta y basado en la opinión general de mis pacientes oncológicos, el grado de satisfacción con la asistencia recibida por todo el equipo de oncólogos médicos es elevado. Para mantener y mejorar esta percepción sería interesante crear entornos físicos más humanizados y menos fríos como, por ejemplo. Unidades de día con aspecto de biblioteca o cafetería, con juegos, libros y música, donde pacientes y familiares se encontrasen más cómodos y relajados. Mejorar la experiencia vivida por el paciente es fundamental. También sería recomendable potenciar las unidades multidisciplinares y mejorar la coordinación entre servicios para evitar duplicidad de pruebas complementarias, así como aunar consultas con diferentes especialistas en una misma visita al hospital y fomentar la relación con asociaciones de pacientes para conocer mejor las necesidades de nuestros pacientes.
 
Tendemos nuestra mano a los oncólogos para trabajar conjuntamente en la asistencia del paciente oncológico. Trabajando conjunta y coordinadamente seremos más eficaces y eficientes. Sin duda, el principal beneficiado será el paciente.


Compartir en:
endocrinologíanutriciónentrevistas